RSSNewsletterGoogle+YoutubeTwitterFacebooksocial ala

Cinco águilas de Bonelli ya están en la 'jaula-hacking' como primer paso de su liberación en la Comunidad de Madrid

Estas cinco águilas de Bonelli han entrado en la "jaula-hacking" de AQUILA a-LIFE en la Comunidad de Madrid.

Como cada año entre abril y mayo comenzamos las liberaciones de águila de Bonelli o perdicera impulsadas por AQUILA a-LIFE en una de las zonas españolas donde trabaja nuestro proyecto europeo: la Comunidad de Madrid. La técnica de liberación implica un periodo previo de varias semanas en un recinto de aclimatación ("jaula-hacking") ubicado en la propia zona de reintroducción. Cinco ejemplares ya están en esta instalación a la espera de su liberación definitiva.

Este año esta tarea ha sido especialmente complicada por el confinamiento frente al coronavirus y ha forzado al equipo técnico de AQUILA a-LIFE en la Comunidad de Madrid, coordinado por GREFA, a ir un poco más allá para conseguir llevarla a cabo con el actual estado de alarma y todas las limitaciones que representa. Aún así, podemos estar orgullosos de haber podido realizar las acciones de rescate y traslocación de pollos salvajes desde Andalucía con destino a las zonas de reintroducción y la cría en cautividad de nuestros centros colaboradores en España y Francia con todas las garantías sanitarias.

Pollos con 48-50 días

Este año hemos introducido durante los primeros días de mayo cinco pollos de águila de Bonelli en la "jaula-hacking" que tenemos instalada en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares (Madrid). Cuatro de ellos proceden de nidos con puestas múltiples de Andalucía y el otro nació en el centro de cría en cautividad de GREFA.

Para esta acción ha sido importante la colaboración de organizaciones, equipos de campo y administraciones, siendo obligado mencionar y agradecer su colaboración a la Junta de Andalucía, Soul Natura, Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid, Agentes de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad de la Comunidad de Madrid y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Los pollos cuentan con 48-50 días cuando se introducen en la “jaula-hacking”, donde terminarán su desarrollo y finalmente se liberarán al medio natural. Esta instalación esta monitorizada durante las 24 horas del día por dos cámaras y por técnicos del proyecto AQUILA a-LIFE. Esta acción no sería posible sin la ayuda y colaboración de los propietarios particulares que ofrecen sus fincas para colaboran altruistamente en el proyecto por el bien de la conservación de las especies amenazadas.

Técnicos y colaboradores de AQUILA a-LIFE poco antes de introducir a las águilas de Bonelli en la "jaula-hacking" del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares (Madrid).

Desde hace diez años

GREFA comenzó con las liberaciones de águila de Bonelli en la Comunidad de Madrid en 2010 y poco a poco se ha ido mejorando la técnica de reintroducción, a través del proyecto LIFE Bonelli desde 2013 y del actual proyecto AQUILA a-LIFE desde 2018. Gracias a esta medida, hasta la fecha se han creado cuatro nuevas parejas de águila de Bonelli en la Comunidad de Madrid, formadas por seis ejemplares liberados estos años atrás y otros dos procedentes de la población salvaje de la especie. A estas parejas hay que sumar tres más formadas por ejemplares salvajes no reintroducidos, una que nidifica en la Comunidad de Madrid y otras dos que aunque tienen sus nidos en las provincias de Guadalajara y Toledo, el territorio que regentan entra en los dominios madrileños.

Una de los pollos de águilas de Bonelli destinados a la "jaula-hacking" del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares (Madrid).

Dos de los cinco pollos de águila de Bonelli destinados a ser liberados en la Comunidad de Madrid, en la fase previa de aclimatación.

Más sobre AQUILA-LIFE

El proyecto AQUILA a-LIFE (LIFE16 NAT/ES/000235), financiado por la Unión Europea, quiere contribuir a aumentar la extensión de la presencia del águila de Bonelli en el Mediterráneo occidental e invertir su tendencia poblacional regresiva. Para ello se contempla la liberación de ejemplares en España e Italia (Cerdeña), así como abordar las principales amenazas actuales para el águila de Bonelli, con especial dedicación a prevenir y reducir las electrocuciones.

El proyecto AQUILA a-LIFE, que estará operativo hasta 2022, está coordinado por GREFA y también participan como socios la Diputación Foral de Álava, la Fundació Natura Parc (Mallorca), Gestión Ambiental de Navarra-Gobierno de Navarra, ISPRA (Italia) y LPO/BirdLife (Francia). Más información, en http://aquila-a-life.org

YA FUE NOTICIA

Un águila de Bonelli criada en cautividad da una segunda oportunidad de reproducirse a una pareja de la especie en la Comunidad de Madrid
https://www.aquila-a-life.org/index.php/es/area-de-prensa/noticias/302-un-aguila-de-bonelli-criada-en-cautividad-da-una-segunda-oportunidad-de-reproducirse-a-una-pareja-de-la-especie-en-la-comunidad-de-madrid

GREFA

Monte del Pilar S/N

28220 Majadahonda

Madrid

Telf: (34) 91 638 75 50

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

GREFA, inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones con nº 66711, ha sido declarada Entidad de Utilidad Pública.

Sala de prensa

Acerca de GREFA

GREFA (Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat) es una organización no gubernamental sin ánimo de lucro, que nace en 1981 como asociación para el estudio y conservación de la naturaleza. Está formado por personas sensibles a ciertas actividades humanas que provocan el deterioro y la destrucción de parte de nuestro entorno natural.

Birdingtop

Fatbirder's Top 1000 Birding Websites

Está aquí: Home Actividades Huérfanos en GREFA Proyectos Red Boneli. Conservación del águila-azor perdicera (Aquila fasciata) Reforzamiento del águila-azor perdicera en la Comunidad de Madrid Noticias Cinco águilas de Bonelli ya están en la 'jaula-hacking' como primer paso de su liberación en la Comunidad de Madrid